Fundamentación

Nos encontramos inmersos en un contexto de acelerados cambios que constituyen el actual escenario social. Las Universidades, como instituciones educativas comprometidas con su acontecer histórico, no solo se deben amoldar a los mismos, sino también ser promotoras de estos.

En este contexto, desde hace varias décadas, asistimos a un rápido y sostenido aumento de la expectativa de vida. Los avances de la medicina y las políticas de salud han desembocado en el logro de uno de los anhelos más importantes de la humanidad, aunque paradójicamente, no siempre se acompaña de la valoración y reconocimiento de la vejez, como etapa importante de la vida, ni de los mayores en su lugar de transmisores de legados y capacidad de diálogo con las generaciones más jóvenes.

Al mismo tiempo, los acelerados avances científicos y tecnológicos han provocado que el conocimiento rápidamente resulte obsoleto y que las Universidades en su función social deban responder a este reto en un doble sentido: como hacedoras y, a la vez, transmisoras de saberes científicos, tarea en la que el paradigma de la complejidad y la interdisciplinariedad no pueden soslayarse. Al decir de Delors (1996): “nadie puede esperar hoy que el acervo de conocimientos constituido en la juventud baste para toda la vida, pues la rápida evolución del mundo exige una actualización permanente del saber”.

En esas circunstancias, las personas mayores quedan en una significativa situación de desventaja y, aún cuando estos aspectos no condicionen por igual al colectivo de mayores porque depende de las singulares condiciones biográficas y de las características históricas y sociales vividas, en ella se reproducen las diferencias estructurales y las estratificaciones de la sociedad en la que están insertas.

Es en este sentido, que las acciones educativas se conforman en base para una vida plena y activa y, en consecuencia, se necesitan políticas que no sólo garanticen el acceso a la educación sino también la permanencia en ella a lo largo de la vida, como derecho inherente al ser humano.

Las Universidades, al promulgar su misión y visión institucional, incluyen las funciones de docencia, investigación y extensión, cuyo enriquecimiento recíproco sólo podrá ser alcanzado mediante un complejo entrecruzamiento de sus políticas y estrategias de acción. En este escenario y en consonancia con la declaración de los derechos de la vejez que, como propuesta jurídico-política hace su ingreso formal hacia fines del siglo XX, los programas y proyectos para y con personas mayores se conforman en respuesta al reto de la longevidad, en su carácter revolucionario y provocador de lo cotidiano.

La función social de las Universidades se materializa en la defensa del derecho a la educación para todos, y en el abrir sus puertas a las personas mayores que quieren reanudar estudios, adaptar y enriquecer conocimientos o satisfacer sus ansias de aprender.

A través de estas iniciativas materializadas en programas y proyectos para y con personas mayores, las Universidades -como entidades dedicadas a la generación y promoción de cultura y de conocimiento- ponen al servicio de la población adulta propuestas que responden a esta demanda social. En el accionar concreto, se trata de establecer un proceso que genere en la sociedad -de manera indirecta- y en las personas mayores -de manera directa- un acercamiento a la siempre cambiante y progresiva sociedad de conocimiento, al logro de una mayor participación que despierte en el sujeto potencialidades y capacidades, la posibilidad de poner en juego la creatividad, un cambio de actitud frente a lo incierto que lo cotidiano presenta, el encuentro con otros en la construcción colectiva, una mejora de la autoestima y de la expresión de confianza, y la participación activa en la sociedad, posibilitando la construcción de nuevos proyectos de vida. Un proceso de acción permanente que permita incrementar los conocimientos, cultivar los sentidos, encontrar nuevos significados a lo viejo y enfrentar lo nuevo con renovadas herramientas.

Los Encuentros de Programas y Proyectos Universitarios con y para Personas Mayores,
que a partir de 1986 se llevan adelante en Argentina, se han convertido en un potente espacio
para habilitar las voces de quienes forman parte de estas iniciativas.

Esto permite reconstruir los sentidos que los sujetos partícipes de los programas le
otorgan a la experiencia formativa que encuentran en ellos. A partir de recuperar estas
valiosas significaciones y advertir las huellas que dejan en las vidas particulares de cada quien,
podemos nutrir, transformar o innovar las propuestas ya existentes.

El XIX Encuentro Nacional de Programas y Proyectos Universitarios para y con
Personas Mayores “Envejecer en tiempos cambiantes: diálogos desde y con la Universidad.
Un desafío que nos interpela” es una nueva invitación a establecer redes interinstitucionales
que permitan reflexionar y repensar, a la luz de los cambios actuales, las acciones educativas y
las prácticas integrales dirigidas hacia el logro y fortalecimiento del envejecimiento activo que,
habilitando el diálogo y la confrontación intergeneracional, y el ejercicio pleno de los derechos,
posibilite la transformación personal de sus participantes en un mundo que también está en
constante transformación.


Objetivo General

● Compartir un espacio de encuentro, reflexión y aprendizaje entre las/os actores sociales
involucradas/os en Programas y Proyectos Universitarios para y con Personas Mayores.
Objetivos Específicos
● Potenciar diálogos que habiliten la palabra de las/os actores sociales involucradas/os en
Programas y Proyectos Universitarios para y con Personas Mayores a fin de recuperar los
sentidos que le otorgan a su experiencia en ellos.
● Reconocer y potenciar las acciones que las Universidades Nacionales realizan en el trabajo
en torno a las vejeces, tanto en docencia, investigación y extensión para renovar acuerdos de
cara a los desafíos que plantea el escenario actual de pandemia.
● Descubrir la diversidad y heterogeneidad de los colectivos envejecientes de cara a
reconocer el atravesamiento de los distintos modos de ser viejo/a, con una mirada compleja,
interdisciplinaria e intergeneracional.


Destinatarios

Profesionales interesados en el tema, personas mayores, docentes y estudiantes de los
Programas Universitarios con y para Personas Mayores, docentes, estudiantes, nodocentes y
graduados de las Universidades Nacionales, y público en general.

Metodología

El Encuentro se llevará a cabo bajo modalidad virtual, a través de diversas plataformas
que posibiliten su desarrollo. Estarán previstas:

● Conferencias.
● Mesas de diálogo.
● Presentación de trabajos: relatos de experiencia, posters, artículos académicos.
● Videos y/o entrevistas grabadas a diversos actores de los PUAM.
● Galería de expresiones artísticas.

INSCRIPCIONES